Los primeros pasos para emigrar ¡Ya me quiero ir!

16 marzo, 2016 • Dou

En la actualidad son muchos los venezolanos que por buscar mejores opciones bien sea de trabajo o estudio piensan en irse al extranjero. Si analizamos la situación poniendo todas las cartas sobre la mesa, investigando cuales son los pros y qué figura en contra al tomar la decisión de irse de una vez por todas, nos damos cuenta de un mar de obstáculos que hay que superar. Finalmente, luego de darle muchas vueltas al asunto, nos damos cuenta de que la mejor opción es irse. Nos repetimos frecuentemente “ya me tengo que ir, pero… ¿Por dónde comienzo?”, he aquí entonces una lista de los pasos para emigrar que debes cumplir.

Pasos para Emigrar

Tal vez te puede interesar: 5 pasos para participar en la lotería de Green Card

1. Examinar mi perfil de emigrante:

Tienes que tomar asiento en el lugar más cómodo de tu casa para que te relajes mientras haces una introspección, es decir, debes autoevaluarte para que entonces pongas en una lista tus fortalezas y tus debilidades, así pues, tienes una idea sobre para qué eres bueno y para que no.

Luego de que hayas finalizado, poseerás una idea más clara del sitio en el que tienes una mayor posibilidad de emigrar y no morir en el intento, así como también al puntualizar cuáles son tus debilidades podrás tomar acciones que la transformen en fortalezas, de esa forma te garantizas un éxito seguro.

Finalizando la autoevaluación que estamos desarrollando, debes enlistar todas las ventajas que posees según el criterio selectivo de los países a los que deseas emigrar:

  • Edad:

    Para los emigrantes este es uno de los aspectos más trascendentales. En la actualidad se utilizan herramientas con las que definir si es o no rentable emigrar con una determinada. Uno de los más populares se conoce con el nombre de “Sistema de puntos”; consiste en una tabla otorga puntos a los candidatos según sus habilidades, la juventud así pues se considera como una enorme ventaja siendo aceptados con más facilidad a aquellos emigrantes con una edad menor de 40 años. Los individuos pertenecientes a un grupo etario de 41 – 55 años van perdiendo puntos según la edad que posea, al menos estos demuestren que poseen estudios superiores universitarios (maestrías, post-grados, doctorados, PhD, etc.), por supuesto sus pruebas de rendimiento son los diplomas que hayan adquirido, si a esto se le suma un currículo laboral con muchos años de experiencia sobre el empleo que desea desarrollar la nación en cuestión, dese por recibido inmediatamente. Es solo cuestión de ver en qué has invertido tu tiempo, poco o mucho, es valioso para quien desea contratarte en el extranjero.

    Un ejemplo del sistema de puntos es el test que ofrecen en Canadá para los latinoamericanos que desean hacer vida en este país norteamericano. Puedes hacer la prueba gratis aquí.

    Sistema de Puntos para emigrar según la edad

    Sin embargo, no todo es tan malo si perteneces al grupo de personas con mediana edad, existen numerosos países que se basan más en las cualidades humanas por encima de la fecha de nacimiento, como Canadá, Nueva Zelanda, Australia entre otros. Pero todos los países tienen un parámetro común, estos afirman que la mejor edad para emigrar está entre los 25 y 35 años debido a que en esta etapa de sus vidas los individuos poseen la energía suficiente para lograr su rápida adaptación, es decir, empezar de cero, cambiar de ambiente laboral o enfrentarse a un idioma desconocido no será un problema si tienes más tiempo disponible.

  • Ocupación:

    Otro factor predominante es ¿que tipo de profesional eres?, las naciones aceptarán mucho más rápido a aquellos individuos que sepan trabajar en el área que desean desarrollar a profundidad; los entes nacionales como Australia y Nueva Zelanda fabrican listas de profesionales que deben ser explotados en pro del país.

    Emigrante trabajador

    Por eso es muy importante estar pendiente de las profesiones solicitadas en el país al que desees emigrar, esto garantizará una pronta selección, así como también ventajas dentro de un ámbito de trabajo. Por lo general, las profesiones más solicitadas son: ingenieros, mineros, profesionales del gas y petróleo, consejeros en manejo de finanzas, enfermeros, técnicos de aparatos médicos y los profesionales en la informática.

    A su vez existe una pequeña porción de profesiones cuyas prácticas profesionales se encuentran limitadas en el exterior, como, por ejemplo: medicina, derecho, odontología, entre otros, las cuales deben hacer reválidas para demostrar que se posee conocimiento y acreditarse como profesionales en el país que residan, cabe destacar que estas reválidas son pagas y sumamente costosas.

    Esto explica que muchos graduados en el área de la salud no lleguen ejerciendo de una vez, mientras consigan la reválida solo trabajan en rangos menores a su profesión; como, por ejemplo: odontólogos trabajando solamente como higienistas de área bucal, abogados laborando solamente como asistentes en procesos legales o médicos ejerciendo como técnicos en el área de la salud.

  • Nivel de estudio:

    Estudiantes emigrantes en Venezuela Los emigrantes con titularidad de profesionales son escogidos de forma más sencilla y segura, para esto tienen que demostrar que recibieron y aprobaron la formación universitaria según la carrera que hayan cursado; la demostración es sencilla: Presentar títulos y diplomas que se le entregaron en el momento de su graduación debidamente apostillados y certificados para su validación en instancias internacionales en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

    El nivel de estudio para poder laborar como profesional en el extranjero dependerá de la nación a la que vayas a residenciarte; por ejemplo en Canadá se exige que sean licenciados en la carrera estudiada, mientras que en Estados Unidos son un poco menos exigentes con esta cuestión y los acepta trabajando desde técnicos universitarios, entre los más comunes: enfermeros, operadores de equipos médicos, técnicos en construcción, mecánicos, electricistas, mineros, chefs, soldadores, albañiles, técnicos dentales, entre otros.

  • Experiencia laboral:

    Este es un requisito para ser aceptado en un trabajo bien remunerado en donde quieras que te encuentres; una conjugación perfecta es la experiencia laboral con altos niveles de estudio, si posees las dos cualidades sin duda alguna demuestra que eres totalmente apto para el oficio que deseas emplear. Esto variará según el criterio que tenga la nación destino, pero aproximadamente solo es válido afirmar que tiene experiencia laboral cuando posee uno o dos años desempeñando su profesión de forma continua.

    Te interesa: Páginas web para buscar empleo en el extranjero

    Experiencia en el extranjero:

    Emigrantes con o sin experiencia en los Estados Unidos Que hayas vivido en el extranjero por poco tiempo antes de ser emigrante es una ventaja para ti, por ejemplo que hayas cursado estudios previos a graduarte fuera de tu país natal o que hayas sido contratado por pocos meses en un país diferente al tuyo o cualquier otra situación parecida, si puedes demostrarla anexando a tu currículo te hace más competente para la región a la que quieres mudarte.

    También suma más puntos que tengas familia o amigos íntimos en la nación a la que deseas mudarte, porque demuestras que puedes adaptarte al nuevo entorno o al menos tener un “salvavidas” en caso de fracaso repentino. Es importante entonces a la hora de decidir emigrar preguntarte si en esa nación destino posees familiares o amigos que hagan más llevadero el cambio de ambiente tan drástico al que te someterás.

  • Emigrar con familiares:

    Es un factor importante a la hora de solicitar la residencia en el exterior si el candidato desea viajar junto con su cónyuge y si es el caso también con los hijos menores de edad que posean. Ambos como pareja juegan un papel fundamental ya que, con la conjugación de sus habilidades y el apoyo mutuo, contribuye a ser más llevadero comenzar de cero en una nación desconocida, cuidado con lo hijos, evitemos que estos representen una carga, si viajamos con bebes pequeños será todo un desafío.

    Emigrar en familia

    Aún queda camino por recorrer, los pasos no son pocos, tampoco son fáciles, pero el análisis interno y una pequeña retrospectiva sobre nuestra situación es importante que la meditemos, para que decidamos si continuar o no. Si evaluadas todas las consideraciones que tenemos aquí en esta edición aún continuas con las ganas de emigrar, te invitamos a que esperes a que muy pronto este publicada la segunda parte de los pasos para emigrar.